Los animales pequeños suelen despertar casi de manera automática un amor natural e intrínseco por su enternecedor aspecto físico.

Un vídeo se ha vuelto viral en el que una adorable zarigüeya se posa sobre el pecho de una mujer.

Se trata de la pequeña Theodore, de tan solo tres meses, acurrucándose sobre Heidi Otto, de cuidadora de fauna australiana.

Heidi ha asegurado que se coloca en esa zona con la camisa tapándole como si se tratase de una bolsa para resguardarse después de cada comida.

"Está cerca de los latidos de mi corazón, lo que lo hace sentir seguro. Se queda cómodo allí mientras yo alimento al resto del clan", explica.

VER MÁS: ¡Qué enternecedor!