Un fontanero de Burnley, Lancashire (Reino Unido), se ha negado a cobrar a una anciana de 91 años por arreglar su caldera. El gesto lo dio a conocer en redes sociales la hija de su clienta que compartió la factura en la que se evidencia la renuncia de sus honorarios.

James Anderson, de 52 años, recibió la llamada de Christine Anne Rowlands para que arreglara la caldera rota de su madre. Anderson acudió, desempeñó su trabajo y se fue. La factura llegó más tarde por correo electrónico.

En la factura se especificaba lo siguiente: "no se le cobraría a esta dama bajo ninguna circunstancia". Y se añadía: "la compañía estará disponible las 24 horas para ayudarla en todo lo que sea posible".

Anderson dirige Depher CIC, una empresa de fontanería sin ánimo de lucro que comenzó su actividad en 2017 con el propósito de llevar a cabo servicios de fontanería gratuitos para aquellas personas que a menudo quedan olvidadas: mayores y discapacitados.

"Hay demasiadas personas mayores y discapacitadas que sufren en silencio", dijo Anderson a la BBC. "No les gusta pedir ayuda. No quieren ser una carga", sentencio.

VER MÁS: ¡Emotivo vídeo!