El narcotraficante más peligroso del mundo, el mexicano 'Chapo' Guzmán, se acaba de escapar de la cárcel. Vaya por Dios. De máxima seguridad. Oh. Por segunda vez. Cachis...< El Gobierno mexicano ya empieza a sospechar que tal vez los vigilantes pueden haber sido sobornados. De momento es una teoría, por eso han llamado a declarar a todos los funcionarios, que han acudido a comisaría en sus Rolls Royce a negar tales acusaciones. El Chapo no huyó entre una lluvia de balas, protegido por un batallón de fieles hombres armados y arropado por una decena de helicópteros a sus órdenes, qué va. Sencillamente estaba en su celda (que tenía una videocámara grabando, ojocuidao) y se dio cuenta, así, de repente, de que había un túnel bajo la ducha, que conducía a otro túnel de kilómetro y medio de largo con ventilación, donde había una moto con el depósito lleno. Eso es suerte y no lo del político aquel que estuvo 15 años seguidos ganando el gordo de Navidad. En México han decidido reemplazar a la policía y los sistemas de seguridad por algo más fiable: han rodeado la prisión con 500 clicks de Playmobil policías, y en la puerta de la celda han colocado al perrito de la Barbie, que caga como uno de verdad y viene con su recogedor y su cubo. Tras esta valiente decisión la intención de voto al presidente Peña Nieto ha subido 26 puntos.

Imagen no disponible | Montaje

  En España no tenemos nada de eso. Aquí las fugas más famosas son las de Concha Velasco, o las de los científicos patrios, que huyen a otros países con mayor velocidad que el propio Chapo. Los presos de aquí no se fugan sencillamente porque están mejor dentro que fuera. En la calle hace 43 grados y en casa 37, y encima no tienen para comer. En cambio en nuestras cárceles hay piscina, televisión, tres comidas al día, y sesiones de networking de alto nivel con políticos y amigos-de enchironados; y si falta algo siempre se puede llamar a Isabel Pantoja, que tiene enchufe y consigue todo lo que haga falta y sanseacabó. Cuchillas de afeitar no, que esas se las queda ella. Como exclusiva, os muestro una grabación de los investigadores mexicanos cuando encontraron el túnel de El Chapo en su celda: