Liopardo » Señorita Puri

Liopardo

Matria revolutions (si Matrix lo protagonizase una madre)

Matria revolutions (si Matrix lo protagonizase una madre)

Imagen no disponible

Montaje Imagen no disponible

Publicidad

En estos tiempos donde lo políticamente correcto está derivando en una reinvención del lenguaje y del modo de expresarnos, de jóvenes y jóvenas, de miembros y miembras, algunos han rescatado un término muy chulo: Matria. Dice la Wikipedia (y la Wikipedia es como el ¡Hola!: No miente jamás) que varios autores como Virginia Woolf, Isabel Allende, Unamuno o Plutarco defienden que si la patria es nuestro origen, nuestras raíces, el término debería ser Matria, o sea, de Madre. Claro, porque llamarlo Chuminolandia era un poco bruto. Imaginaos la entrada a un cuartel de la Guardia Civil "Todo por el chichi". Pues no.

 

A ver, como concepto es bonito, pero a mí eso de Matria me suena un poco a Matrix. En vez de Neo esquivando balas del agente Smith en la azotea, esquivaría zapatillas voladoras de su madre. Ah, y en la azotea habría una cuerda con sábanas y ropa tendida. En la escena donde Neo y la chica suben por las paredes mientras les disparan, la mala sería una madre gritando "¡¡NO ME PISÉIS EL SUELO QUE ACABO DE FREGAR!!!", y claro, en ese caso me subo por las paredes y por el techo hasta yo, que no tengo poderes, ni forma física ni nada. No faltaría la escena de la madre entrando en el cuarto de Neo: -Recoge esto que está hecho una leonera. -Jo, mamá, que soy el elegido. -Ni elegido ni elegida. Todo el día pegado al ordenador... Te vas a quedar ciego. -Pero mamá, que tengo que encontrar a Morfeo. -¡A que voy yo y lo encuentro! Por cierto, ¿y cuando el negro le pregunta a Neo qué pastilla quiere? En la nueva versión sería la madre: -Neo, tienes que elegir. La pastilla roja o la azul, que no me comes nada. ¿No quieres unas croquetas? -No, mamá. Dame la azul. -Toma, y te guardo la otra pastilla en un tupper, Hablando de comida, y por ser justos en esta reinvención del idioma, ¿no deberían llamar a la paella pa-él? Si damos la enhorabuena ¿por qué no dar también el enhorabueno? Son demasiados interrogantes e interrogantas para mi mente, mi menta y mi fresa. Os dejo con esta reflexión de la RAE y el melón y la melona que abre Barbijaputa. Buenas nochas.

 

Publicidad