Esta semana ha sido movidita: ha sido noticia Adele y Los juegos del hambre. Me refiero a que han estrenado la película, no que el disco de Adele se llame así (aunque perfectamente podría haber sido, que la pobre sufre un régimen tan estricto que la llamaba la norcoreana del pop). También ha sido noticia que Cataluña se independiza porque no es española (salvo para la liga de fútbol, la de baloncesto, las ayudas económicas, las telecomunicaciones, las infraestructuras ferroviarias, las de aviación, las carreteras, y el campeonato mundial de motociclismo). Para lo demás son independientes pero a muerte. Por otra parte, Cayetano y Eva González se han casado y el que peor lo ha pasado ha sido Kiko Rivera porque no encontraba un chandal de su talla. Cuentan los que estuvieron allí que se comía los langostinos con cáscara.  Kiko Rivera también está a dieta como Adele: Él hace la dieta de la alcachofa, come de todo menos alcachofa.

 

Francisco Rivera se equivocó y creyó que era una fiesta de disfraces y acudió vestido de Willy Fogg.

Imagen no disponible | Montaje

Aunque el momento de máxima tensión de la boda se vivió cuando Eva González llegó al banquete, fue a la cocina y le gritó a los cocineros en plena preparación: "Aspirantes, tenéis 30 minutos para preparar 350 raciones." Qué stress de semana.