¿Por qué los hombres pueden pasar una pelota de baloncesto por una estrecha canasta situada a 3 metros de altura.... ...pero son incapaces de atinar un chorrito de pis de 3 milímetros de grosor en un retrete de medio metro de ancho? Los misterios del mundo de los cuartos de baño no se detienen ahí. La creatividad ha tomado por asalto los urinarios del mundo, y ahora el milagro no es conseguir que los hombres apunten bien el chorrito, sino que no se equivoquen de puerta.

 

Los dibujos de los cartelitos (o “pictogramas de los elementos de señalética” #ModoCuñaoON) son verdaderos jeroglíficos que dejan a Cleopatra y sus súbditos a la altura del barro. Esta semana me encontré con este pobre señor con síndrome de tiranosaurio rex. Si pudiera hablar seguro que estaría gritando "¡BAJADME LA BRAGUETA, QUE NO ME LLEGAN LOS BRAZOS!"

Imagen no disponible | Montaje

En el otro lado del mundo, en Irán —tierra de libertad y democracia— han hecho un baño para hombres y otro para Igor, el de El jovencito Frankenstein

Imagen no disponible | Montaje

Por supuesto siempre hay sitio para el cachondeo, como en el Museo del Salón de la Fama de la Ciencia Ficción en Seattle, Estados Unidos

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje

También hay baños para argentinos, como el de la derecha, y luego uno a la izquierda para el resto del planeta

Imagen no disponible | Montaje

Existen carteles de personas a punto de mearse...

Imagen no disponible | Montaje

...Y otros tan de pensar que, directamente, te meas

Imagen no disponible | Montaje

Aunque quizá la señal más inquietante de todas no está fuera de los baños sino dentro, concretamente en los trenes AVE de Renfe. En el lugar de los cambiadores de bebés puede verse este dibujo:

Imagen no disponible | Montaje

¿Qué le pasa al crio? ¿Ha robado un yunque y se lo ha metido en el pañal? ¿Se ha comido el bote de pastillas de Viagra de papá? ¿Es Nacho Vidal de pequeño? ¿¡El hijo del negro de WhatsApp? Miedo me da pensar en la que se puede liar como ese bebé te haga pis encima...