Ya se sabe que lo pasa en Las Vegas queda en Las Vegas, pero lo que pasa en Madrid afecta a todo España. ¿Que llueve en Madrid? Diez minutos de telediario informando a tope de power de los litros por metro cuadrado, las salidas que han hecho los bomberos y los árboles que se han caído. ¿Que llueve en Murcia? Anda y que le den a Murcia. En los últimos meses se ha sumado a ese show mediático Manuela Carmena, la alcaldesa bolchevique trostkista leninista marxista vegana y come niños que ha venido a la capital de España in the guooorl a romper la relaxin’ corrupción que teníamos, donde las ratas campaban a sus anchas por alcantarillas y aceras. Ahora el Ayuntamiento madrileño-bolivariano ha anunciado que van a quitar los símbolos franquistas, y tenemos a gente agarrándose a las placas de Josantonio y Paquito como Gollum al anillo, y a los de Intereconomía a punto de encadenarse a la cruz del Valle de los Caídos, que van a parecer los de Greenpeace con el hotel del Algarrobico. ¿Debemos dejar los símbolos, o quitarlos? Y ya puestos ¿desenterramos de cunetas y tapias a los fusilados de la Guerra Civil? ¿Los de un bando, o los de los dos? Sin entrar en revanchismos, vivimos una democracia gracias a la cual tenemos elecciones, libertad de expresión, internet y teletexto.  Defendamos a quienes defendieron esos valores, y no glorifiquemos golpes de estado ni dictaduras. Tanto que nos fijamos en Alemania, que si su tasa de paro, que si su eficacia trabajando… pues ellos tienen prohibidos los símbolos nazis. Claro, ahora vendrá el argumento de que si los rojos mataron, que si mi abuelo, que si Paracuellos… Vale, pues tengo la idea perfecta para poner paz de una vez por todas: Pongamos en marcha la Ley de Memoria Histórica pero con todas las consecuencias: si se quita, se quita todo. En vez de poner calles o plazas a políticos ponemos a gente famosa de la tele. Para empezar, en las plazas que ponga FRANCO le añadimos BATTIATO, que fue muy conocido hace años y salió en un programa de Martes y Trece. En el cartel de Paracuellos escribimos al lado “El de Fernando Alonso”. Al Arco del Triunfo en Moncloa, en Madrid, le ponemos una red detrás y hacemos una portería gigante y levantamos una estatua de 30 metros de Cristiano Ronaldo chutando. Para la Cruz del Valle de los Caídos vamos a poner unas letras enormes que pongan ERELU. Y así se leerá TERELU. Y al otro lado de la carretera MARÍA TERESA CAMPOS. Súper tocho, rollo HOLLYWOOD. Yo creo que así, para empezar, con esto dejamos a la opinión pública impactada y ganamos un poco de tiempo para pensar nuevas ideas.