Estamos metidos de lleno en el verano, la playa y las vacaciones. Ya lo cantaba Serrat en su mítica canción Mediterráneo: “Mediterráneo, ruta de calor / Mediterráneo, al templo del sol / Mediterráneo, noches de luz y color.” Pero por desgracia donde hay luz y color hay sombras y oscuridad. Porque el verano también es la época de la operación bikini, que no consiste en inflarse a comer sándwiches mixtos (chiste para catalanes, ojo), donde las revistas, las televisiones y los anuncios se llenan de modelos al borde de la hambruna que nos muestran lo bien que les queda el tanga porque el resto de mortales somos unos gordacos zampabollos que no han hecho los deberes alimenticios. Sin embargo, ahora que está tan de moda el lenguaje políticamente correcto (y correcta) (y lenguaja), muchas publicaciones están echando el freno para evitar que les critiquen, y se ponen a alabar modelos estéticos contrarios a los vetustos estándares de la moda.

 

Ahí es donde empiezan a llover los gordibuena, los fofisanos, y los delgorda; palabros que, lejos de crear una suerte de paz universal, generan una estupidez galopante y un cabreo importante del respetable, que descubre en este demagógico juego una especie de excusatio non petita tras el que se esconde un arrepentimiento manifiesto, como si ese gordibuena fuese en realidad un “mira qué guapa estarías en una talla 36, pero oye, que tú eres guapa por dentro y que si no te cabe un bikini te pones un burka y estás ideal”; o “no dejes que nadie te diga cómo debes ser, pero aquí te decimos las ventajas de la liposucción por si algún día dejas de comer pizzas, querida delgorda”.

 

Propongo nuevos términos para futuros artículos: - Flacaburra: Estás maravillosa para tener una talla 50 y merendar batidos de albóndigas. - Celulitipín: Si te pasas por El Corte Inglés Gourmet te van a poner dos pegatinas de Jamón Joselito en cada muslo. ¡Vales mucho, amiga! - Hermorsa: Depílate el bigote, baja 40 kilos, corrígete esos dientes torcidos que pareces Mikel Erentxun, y triunfarás. ¡Tú puedes! - Zeppelinda: Te tienen que hacer las fotos en modo panorámico, pero nadie puede negar que eres la simpática de tus amigas. ¡Enhorabuena!