Podemos e Izquierda Unida se han coaligado, que es una palabra preciosa. Coaligar suena a ligar en grupo, o a eso que ahora está de moda que llaman "poliamor". Poliamor también vale para una relación entre guardias civiles, o municipales, o entre antidisturbios, por ejemplo. - Dime cosas sucias, tango charlie bravo. - Hmmmm... Coche aparcado en doble fila, radar oculto, perroflauta... - Oh, sí, cómo me pones. Saca tu porra, bandido, y aplícame la ley mordaza. Pablo Iglesias ha acordado que Alberto Garzón vaya el quinto en las listas. O sea, juntitos pero por mí y por mis 4 compañeros antes. A mí no me parece un acuerdo muy justo, la verdad. Es un poco "te quiero mucho pero sólo como amigo" o "este finde eliges tú los planes pero el sábado vamos a Ikea y el domingo comemos con mi madre".

 

¿Y cómo se llamará este nuevo grupo, o partido, o lo que sea? Yo propongo varios nombres: "Podemos pero esta vez sí que sí, de verdad te lo juro"; "Poliamor SL"; "Nos vamos a dar una hostia fina pero al menos lo pasamos bien" (NOVADUHOFIPALMELOPABI, que parece lenguaje de Rapa Nui). Entonces, si el acuerdo no les va a dar la llave del Gobierno (porque no salen los números ni de lejos), ¿qué ocurrirá el día después?

 

Puede que PP se coaligue con Ciudadanos, o que nadie obtenga los escaños suficientes y nos quedemos igual. O tal vez la solución es que Rajoy salga al jardín de la Moncloa vestido de chaqué sujetando una marmota. O que el Rey dé un golpe en la mesa y decida autoelegirse presidente, nombrar a Corinna Ministra de Asuntos Internos, Froilán de Cultura, y a Juan Carlos en Sanidad, que conoce todos los hospitales.No sería mala opción, la verdad. Al menos nos dará para una temporada de buenos tuits. El caso es que quedan 7 semanas para las elecciones y no sólo no hemos avanzado nada en estos meses sino que el futuro se presenta aún más incierto. Si es que eso del poliamor no puede ser bueno...