Liopardo

Liopardo

Angelina, Brad y el marketing del divorcio

Angelina, Brad y el marketing del divorcio

Imagen no disponible
Imagen no disponible | Montaje

Los guapos más guapos de Hollywood se divorcian y, como todo divorcio que se precie, ya se están tirando los trastos a la cabeza, que los del Estado Islámico van a parecer Walt Disney comparados con estos dos. La primera cuestión es el reparto de los hijos, pero eso lo solucionarán pronto porque tienen como 20 y al menos un fin de semana te toca un niño fijo. Es como la tómbola de los pueblos: Siempre hay premio.

 

Tampoco van a tener problema en encontrar pareja pronto porque estos dos son guapos, ricos y perfectos. Lo malo vendrá cuando uno ponga su foto en Tinder o en Meetic, a ver quién se lo va a creer. - Hola, soy Brad Pitt. - Y yo Angelina Jolie, no te jode. - Qué sí que soy, de verdad. - Y yo Angelina. -¿Angie, eres tú de verdad, pichoncito? - ¿Braddie? - Puta. - Impotente.

 

Las agencias de publicidad no han tardado en reaccionar y por ejemplo la aerolínea Norwegian ya ha lanzado una campaña animando a ir a Los Ángeles aprovechando la soltería del colega. La verdad es que el precio está tirado, pero yo estoy a fin de mes (sea el día que sea siempre estoy a fin de mes) y lo más lejos que puedo ir es a Los ángeles de San Rafael. Además, tengo dos hijos y las meninges en ebullición como un marciano de Mars Attacks, como para meter a 15 más en casa.

 

Hay otras acciones muy interesantes como estas tarjetas de visita de abogados. [[LINK:EXTERNO|||http://estaticoshumor.atresmedia.com/wp-content/uploads/2016/09/DivorceResize.jpg|||

Imagen no disponible | Montaje

]] ...Claro que lo más probable es que cuando el abogado o abogada les dé la tarjeta, inicien una bronca para quedarse el trozo de tarjeta que tiene el otro, como los niños pequeños: Da igual el juguete que le regales a un niño. Sea caro o sea barato, siempre querrá el que tenga otro niño. ¿Qué le regalas un pequeño poni, pero no uno de plástico con coleta sino un pequeño poni DE LOS DE VERDAD, de los que cagan? Pues la niña quiere un chupachups como el que tiene el vecino. Creo que lo verdaderamente creativo no es partir la tarjetita en dos, sino poner una receta de cocina en el anverso, para que el hombre se vaya poniendo las pilas. Hablando de divorcios, macizas y machotes pecholobo, mi favorita es esta campaña de un bufete que reza "Toma el control. Divórciate" y "La vida es corta: Divórciate". [[LINK:EXTERNO|||http://estaticoshumor.atresmedia.com/wp-content/uploads/2016/09/divorcio.jpg|||

Imagen no disponible | Montaje

]] [[LINK:EXTERNO|||http://estaticoshumor.atresmedia.com/wp-content/uploads/2016/09/take_control.jpg|||

Imagen no disponible | Montaje

]] Viendo estos anuncios subidos de tono supongo que en lugar de pagar a los abogados por transferencia o con un cheque les tienes que meter fajos de billetes por la goma de los calzoncillos mientras te hacen un baile. Quiero entender [pero soy incapaz] que el concepto de poner a una maciza y a un cachas es: "Hay vida más allá de Torrevieja, la gorda de tu mujer y el fin de semana metido en el Ikea." O también: "Un triponcio cervecero mayor que el tuyo cuando estabas de 9 meses, y el coeficiente intelectual de un interruptor no es para estar orgulloso. Deja a ese oligofrénico echando leches." Lo que pasa es que los del bufete han elegido unas fotos que no sabes si aquello es una despedida de solteros, o la sección de relax de un periódico. En cualquier caso, nada bueno. Y el mensaje que acaba una percibiendo es "La vida es corta: Vete de putas"; o bien "Divórciate: Cambia a un obseso del fútbol por un obseso del fitness". Hasta puede que alguien se fije en la foto que no es y el mensaje que reciba sea "La vida es corta: Sal del armario, tontorrón." Aunque a mí me da más miedo el primer anuncio, ese que dice: "Toma el control". Yo no veo a la señora divorciada (aspecto normal, de la calle, con su celulitis y su metro sesenta) delante del Rambo de la fotografía, de abdominales perfectos y depilado pecho, diciéndole que baje la tapa del retrete o que le acompañe al Zara. Vamos, me parece a mí que el único control que va a ver esa mujer va a ser el control remoto de la tele. Y no te digo ya el numerito del hombre que se líe con la loba de la izquierda. Me imagino la escena: El tipo en el sofá repanchingado, palillo en la boca, leyendo el Marca, los pies encima de la mesita con los zapatos llenos de barro, viendo un partido de fútbol con el sonido de la tele apagado y la radio a todo trapo con Carrusel Deportivo. - ¡¡Danuta!! —A ella le pega un nombre de sueca escultural, Danuta Svensön o algo así— ¡¡Danuta, ponme la cena que vengo roto de trabajar! ¡Y traeme una Mahou ya de la que vienes!" Y la otra que aparece, saca un látigo y con un hábil meneo de muñeca a lo Indiana Jones le rompe el periódico por la mitad. Y el hombre que del susto se le cae al suelo el periódico, el mando, y los palos del sombrajo todos juntos y se empieza a arrepentir del día que se divorció y del que nació. Y mientras solloza pidiendo perdón piensa en su vida pasada. Aquellos veranos en Torrevieja, y, sobre todo, aquellos sábados tan felices en que pasaba las tardes enteras con su mujer, perdido por los pasillos de Ikea. Ay, aquello sí que era vida…

 

Señorita Puri | Madrid | 27/02/2018

Los mas vistos

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.