Liopardo

Liopardo

¿Podríamos vivir sin la música?

¿Podríamos vivir sin la música?
Imagen no disponible
Imagen no disponible | Montaje
Sí, claro que podríamos vivir sin la música. También podríamos vivir sin oxígeno; eso sí, por un período de tiempo sumamente breve. Sin la música aguantaríamos un poco más, pero sería una pérdida de tiempo. La música nos distingue de las plantas y las piedras. De los animales es más difícil de demostrar. Hay ciertas aves, como los ruiseñores o los tucanes, que emiten sonidos que hay quien dice que son música. Se podría aducir en su contra que las aves emiten sus cantos como alertas o peticiones de auxilio, no como propuestas estéticas, pero esta distinción no resolvería casos como Shakira o Justin Bieber. La música es una actividad del alma. Que para crearla se usen las manos y para disfrutarla las orejas no es más que un accidente. Desde un punto de vista platónico, la música va a la columna del espíritu. Que Platón tuviese como maestro a Sócrates, cuya principal contribución fue proclamar que no sabía nada, no debería hacernos dudar en absoluto de sus postulados. La música se puede clasificar en tres grandes categorías: la música instrumental, la música vocal y el reggaetón. De las dos primeras se ocupan disciplinas como la acústica o la historia de las ideas estéticas; de la tercera se ocupa la etología. Como conclusión, me gustaría cerrar este artículo con una cita de la conocida novela “Moby Dick”. Por desgracia, no he encontrado ningún párrafo en el que se hable de la música romántica para orquesta, una de mis favoritas. Qué se le va a hacer.

Petete Potemkin | Madrid | 27/02/2018

Los mas vistos

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.