Liopardo » Petete Potemkin

Liopardo

Maldito 2016, que aprovechó el 29 de febrero para alargarse un día más

Maldito 2016, que aprovechó el 29 de febrero para alargarse un día más

Imagen no disponible

Montaje Imagen no disponible

Publicidad

El año que se acaba se ha llevado por delante a un montón de gente. En aras del rigor científico, vamos a clasificar los muertos de 2016 en tres grandes grupos: A. Gente que ha muerto con nombre y apellido. Se trata de anglosajones que o bien han cantado algo en su vida y lo han grabado (grupo A.1) o bien han hecho alguna cosa delante de una cámara cinematográfica y alguien lo ha visto (grupo A.2). B. Gente que ha muerto con nombre y sin apellidos. Se trata de bebés o niños que han muerto intentando llegar a Europa (desde fuera de Europa), o bien que han sido agredidos por familiares en primer grado de parentesco. No está claro a qué edad se concede permiso para tener apellidos. C. Gente que ha muerto sin nombre ni apellidos. Son el resto. También son la inmensa mayoría, lo que demuestra que es una catástrofe no ser anglosajón y haber hecho algún disco o película. Así no vamos a llegar a ninguna parte. Hay que hacer algo (disco o película). También han ocurrido más cosas, claro. En España se han celebrado sopocientas elecciones generales. En todas ellas ha ganado con mayor o menor ventaja el PP. En todas ellas hemos perdido todos, por mayor o menor ventaja. También hubo unos juegos olímpicos en Río de Janeiro, cuya principal preocupación fue el virus Zika. Al final no hubo casos de infección del Zika, porque los virus son muy así, van a su aire y no se presentan si no les da la gana. Y finalmente, hubo un 29 de febrero. Porque tocaba. Tampoco es que sea un mérito del 2016. Pero el maldito 2016 lo aprovechó para durar un día más. Cuánta maldad. Y hubo más cosas, claro.

Publicidad