Liopardo » Petete Potemkin

Liopardo

El agua no se entera

El agua no se entera

Imagen no disponible

Montaje Imagen no disponible

Publicidad

Qué interesantes son los cambios de estado. No, no me refiero a cruzar fronteras para visitar sitios con gente vestida de formas raras que come cosas absurdas. Me refiero a los cambios de estado de la materia. Tienes un gas, lo enfrías o comprimes, y alehop, obtienes un líquido. Vuelves a enfriar o a comprimir dicho líquido y obtienes un sólido. En cada cambio de estado, las moléculas se arrejuntan (perdón por el uso de sofisticada terminología científica) más y más, y se obtiene una densidad más alta: el gas pesa poco, el líquido pesa un poco más, y el sólido se dedica a pesar con toda el alma.

Imagen no disponible
Imagen no disponible | Montaje

Así es como funciona normalmente. Pero, ¿y el agua? Ay, el agua. El agua no se entera. En su estado sólido, llamado hielo, pesa menos que en estado líquido, y se dedica a flotar alegremente, llevando a cabo alegres travesuras, como por ejemplo hundir transatlánticos. El agua no se entera; la vida procede del agua; ergo, la vida no se entera. Tantos siglos de filosofía desperdiciados, porque la filosofía no ha sabido o no ha querido ver que la vida proviene de un elemento que ni siquiera tiene claro cuándo tiene que pesar más o menos. ¿El sentido de la vida? Vamos, anda. Cuéntame otra.

 

¿Tiene, pues, el ser humano alguna esperanza de encontrarle sentido a la vida? Por supuesto. Montones. Hay muchas formas de escapar del agua y vivir una vida satisfactoria y llena de sentido. Veamos algunas. El cuerpo depende del agua, sí, pero el pensamiento no tiene por qué. Los procesos del pensamiento se llevan a cabo en su mayor parte en la cabeza. Nada más sencillo, pues, que llenarse la cabeza con materia que no dependa del agua. Ejemplo: serrín. Otro camino: la negación. No venimos del agua. Venimos de alguna otra cosa que, inexplicablemente, escapa a toda observación y requiere de una gran obstinación para creer en ella. Ejemplo: el verbo. Una tercera alternativa: preguntar con cara seria a quién le importa eso. La gente lo que quiere es salir de la crisis, tener dinero para sobrevivir e incluso para comprar cosas, y no tiene tiempo para preocuparse de nada más. Porque la gente solo puede pensar en una sola cosa a la vez. Porque la gente es así, es muy gente. En cualquier caso, lo mejor es olvidarse de toda esa basura de la motivación y la autoayuda y dedicarse por completo a escapar del agua. Sí, la esperanza de vida será mínima; pero, amigos, qué vida. MÁS SABIDURÍA DE PETETE: Caminar por la ciudad

Imagen no disponible
Imagen no disponible | Montaje

MÁS SABIDURÍA DE PETETE: Consejos para escritores veteranos

Imagen no disponible
Imagen no disponible | Montaje

MÁS SABIDURÍA DE PETETE: Envejecer como un chaval

Imagen no disponible
Imagen no disponible | Montaje

Publicidad