Trump está de gira por el monoteísmo, en una semana ha visitado Arabia Saudí (islam), Israel (judaísmo) y el Vaticano (catolicismo). Sabemos que Trump es presbiteriano y, por sus viajes, suponemos que se le ha acabado la permanencia en en su religión y está mirando ofertas para cambiarse a otra.

Programa especial desde Aqualandia | Onda Cero Elche

El presidente ha viajado a Arabia Saudí para venderle 98.000 millones de euros en armamento a un país del que previamente había dicho que había organizado los atentados del 11-S. Trump ha estado mirando folletos promocionales: el islam le ofrece 99 vírgenes en el cielo, pero a cambio le impide te impide comer jamón y hamburguesas del McDonalds. Descartado.

Yeremi Vargas, el niño que desapareció de Vecindario, Gran Canaria, hace 12 años. | LaSexta

Este lunes, Trump cogió un vuelo a Israel y visitó el Muro de las Lamentaciones para coger ideas para otro muro que está construyendo en su país. Lo palpó, preguntó si era macizo y resistente a mexicanos, y finalmente, cuando quedó satisfecho, preguntó si vendían algún modelo en ladrillo visto. El judaísmo promete la vida eterna pero a cambio tienes que mutilarte el pene y hacerte tirabuzones en el pelo, y Trump lleva ya muchos años apostando por el alisado japonés. Descartado.

Acceso autopista GJ-81 en tremañes (Gijón) | Alejo Blanco Álvarez

La última parada de Trump ha sido en Vaticano. Trump y la iglesia católica parecen no tener mucho en común a priori, pero el Papa Paquito no es un Papa cualquiera, es de los que te reciben en la Capilla Sixtina con la litrona y la bolsa de Cheetos para que te sientas como en casa. El catolicismo ofrece la vida eterna y no pide mucho a cambio, tanto que Trump ha estado a punto de firmar hasta que le han avisado de que el Papa es latino. Hasta ahí ha llegado la reunión. El catolicismo, descartado.

Trump tiene su última cita este viernes a las 10:00 en Los Ángeles con un párroco neoyorkino de la iglesia de la Cienciología, Tom Cruise. La cienciología promete salvar tus ahorros financieros de las garras de los templarios reptilianos que controlan los banco. Si entregas tu dinero, serás salvado cuando nuestro creador, David Hasselhof, venga en su nave espacial para llevarnos de vuelta al planeta del que provenimos, Miami. La cienciología no sólo dispone un relato atractivo sino que rinde homenaje a la posverdad, así que, si no pasa nada, el viernes tenemos portabilidad en la Casa Blanca.