Liopardo » Norcoreano

@NORCOREANO

La nueva normalidad en Corea del Norte

Así ha atajado el coronavirus Kim Jong-Un y esta será la nueva normalidad en Corea del Norte.

El líder de Corea del Norte, Kim Jong-Un

KCNA El líder de Corea del Norte, Kim Jong-Un

Publicidad

El coronavirus ha puesto de moda a Corea del Norte en todo el mundo: estados de excepción, parlamentos cerrados, toques de queda, prohibido abrir negocios… Se nos ha endiosado tanto que han comenzado a virar bulos sobre mi persona: primero se dijo que estaba gordo, que había muerto en una operación, luego que el que aparecía era mi doble y finalmente que en lugar de un doble era un holograma construido a través de frames de Brad Pitt y James Dean para representar la perfección carismática que desea el pueblo norcoreano. Todo falso. Somos un pueblo más, un poco más avanzado que el resto, pero vulnerable a cualquier a cualquier desastre natural. El coronavirus también ha traspasado nuestras fronteras pero se ha atajado con estrategias heterodoxas. Desde un principio descubrimos que si aumentabas la mortalidad del Covid-19, reducías su capacidad de contagio. Durante unas semanas nos hemos mantenido entre 1 y 0 contagiados oficiales en una estrategia que hemos denominado la ‘inmunidad de la bala’. Más tarde descubrimos que no realizando tests se frenaba el número de contagios, así que tras 14 días seguidos sin realizar tests, hemos comenzado la desescalada.

 

Hemos diseñado una desescalada por fases, progresiva, asimétrica, antifascista, realfooder, una desescalada del pueblo y para el pueblo. En la fase uno se prohiben los desplazamientos entre municipios durante los próximos 30 años, se limitará el enriquecimiento de uranio a la industria bélica, se podrán realizar elecciones pero limitadas a un único candidato y las peluquerías podrán abrir pero sólo realizar tres tipos de corte: tazón, tronista y Anasagasti. En la fase 2 vuelve el fútbol pero con un distancimiento de mínimo de 2 metros entre jugadores en el campo. En esta fase se podrá empezar a besar las estatuas de oro de los padres de la patria pero sin lengua, por recomendación explícita de los expertos epidémicos. No será hasta la fase 3 cuando regrese la cartilla de racionamiento, en un principio sólo arroz y reducida al 20% de los proletarios, para ir probando, y si todo va bien se irá extendiendo a la población y se completará con el tomillo y el orégano.

Cuando estas tres fases se hayan completado, se volverá a lo que íbamos a llamar ‘nueva normalidad’ pero hemos denominado ‘normalidad con diversidad funcinal’, que nos parece un nombre menos ofensivo y más apropiado para los tiempos que corren.

Publicidad