Liopardo

Liopardo

@norcoreano secuestró a un norteamericano para que le enseñase inglés

@norcoreano secuestró a un norteamericano para que le enseñase inglés
Imagen no disponible
Imagen no disponible | Montaje
El First En 2004 tenía 20 años, acababa de llegar de Suiza (dónde Padre me había enviado a estudiar) de repetir tres veces 2º de Bachillerato y estaba de vuelta en Pyongyang vagando todo el día con los amigos por el parque. Padre se plantó, me dijo que ya estaba bien, que estudiaba algo o me mandaba a Kaesong a la vendimia con mi tío. Me matriculó en un FP de Enriquecimiento de Uranio y me dijo que tenía que tenía que aprender inglés, que el inglés era fundamental para encontrar trabajo. Le dije: “Padre, estamos en Corea del Norte, aquí lleva sin entrar un extranjero 40 años”. Pero Padre tenía buena mollera: “Ni año, ni aña, que aprendas inglés”. Cuando Kim Jong-il se ponía así no había que quién le llevase la contraria. Me puse manos a la obra con el inglés, pensé que aunque viviese en Corea el inglés me serviría al menos para entender las letras de Enrique Iglesias. Probé de todo, me recomendaron ver series en versión original para ir haciendo oído. En un año me vi todas las temporadas de Farmacia de Guardia, Pasión de Gavilanes y Un paso adelante, pero nada. Más tarde me especificaron que debían ser series inglesas. La gente es idiota, te dan las instrucciones de algo a medias y luego te miran como si fueses tonto. Tras no funcionar lo de las series probé de todo, desde el método Vaughan hasta la hipnosis, pero no había manera. Finalmente tuve que aceptar que debía estudiar, apuntarme a una academia, pero en Corea del Norte no había nadie que hablase inglés, de hecho no había nadie que supiese que existían otros idiomas. Así que tuvimos que salir a buscar el profesor fuera. Nuestro Servicio de Inteligencia nos informó de que había un estudiante norteamericano en Yunnan (China) que hablaba perfectamente coreano, David Sneddon. Nos dirigimos allí y lo secuestramos.  

 

La noticia se ha filtrado en occidente esta semana, David había sido dado por muerto pero lleva 12 años viviendo con nosotros en Corea, ahora mismo de hecho me está preparando para sacarme el First. Lo primero que quiero decir es que el secuestro de David fue un secuestro de mutuo acuerdo, tanto mi padre como yo estábamos de acuerdo en que era la persona ideal para el puesto. Lo segundo es que David lleva una vida totalmente feliz en Pyongyang, cobra tres veces el salario mínimo interprofesional, tres puñados de arroz semanales. Lo ultimo que quiero decir es que estoy enormemente agradecido a David por todos estos años a mi lado, me ha enseñado que el B1 no es sólo un carnet de conducir y que los ‘false friends’ no son los disidentes. David está bien, en cuanto entienda hablando a un escocés, lo tenéis de vuelta.

Norcoreano | Madrid | 26/02/2018

Los mas vistos

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.