Liopardo

Liopardo

Medalla de Uranio

Medalla de Uranio
Imagen no disponible
Imagen no disponible | Montaje
Llevamos casi una semana de JJOO y es hora de hacer balance del papel de Corea del Norte y reconocer que no estamos a la altura de lo que esperábamos, ahora mismo sólo estamos por delante en el medallero de países menores como Suazilandia, Fiyi, Mauricio o España. Para empezar os diré que los Juegos Olímpicos son un acontecimiento deportivo occidental que se comenzó celebrando cada cuatro años en Grecia y hoy en día se celebra en la ciudad que presente su candidatura contra Madrid. Corea del Norte no es proclive a participar en este tipo de citas internacionales, pero está el precio del oro como para no pegarte un par de carreras para conseguirlo Estos JJOO de Río ya empezaron con mal pie el primer día, cuando me llegó esta foto de una atleta norcoreana con una traidora del sur. Todavía no he hablado con ella pero espero que me cuente que pensaba que estaban cazando un Pikachu con el móvil, porque tenemos unos programas de reeducación de 30 años en la mina ideales para muchachas que se hacen selfies con surcoreanas.

Imagen no disponible | Montaje

Por suerte tenemos ejemplos de comportamiento como el de Om Yun Chol, el levantador de peso que ganó la plata en halterofilia y pidió perdón públicamente por no volver con el oro. A Om Yun ya le he dicho que no se preocupe, que agradezco su gesto, ahora echamos cuatro añitos entrenando en el gulag y volvemos a Tokyo 2020 con las pilitas cargadas. El fracaso que más me ha molestado ha sido el de tiro olímpico, le tengo al tío cuatro años entrenando, le ofrezco 150.000 disidentes para mejorar la puntería y me vuelve de Brasil sin un mísero podio. Tiene cojones. A todo esto se nos suma el problema de todos los Juegos Olímpicos, de todos los deportistas que enviamos se nos suelen fugar más de la mitad para no volver al país y tenemos que empezar de nuevo a fabricar atletas. Con tanto impedimento estoy empezando a replantearme la participación de Corea del Norte en Tokyo 2020, que además se celebra territorio enemigo, y enviar esta vez nuestra representación olímpica por vía aérea, en forma puntiaguda y regada con uranio. Lo nuestro nunca han sido los Juegos Olímpicos, lo nuestro siempre han sido los Juegos del Hambre.

Norcoreano | Madrid | 26/02/2018

Los mas vistos

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.