Liopardo » Norcoreano

@NORCOREANO

Hwasong-15, la máquina de matar

Los norcoreanos celebrában el 75 aniversario del Partido de los Trabajadores.

Imagen muestra misiles balísticos intercontinentales Hwasong-15 de Corea del Norte durante desfile militar en Pyongyang

KCNA Imagen muestra misiles balísticos intercontinentales Hwasong-15 de Corea del Norte durante desfile militar en Pyongyang

Publicidad

El 10 de octubre fue un día especial para los norcoreanos, celebrábamos el 75 aniversario del Partido de los Trabajadores, el partido con el Guinness World Récord de vosotros, y lo hicimos a lo grande. Me puse el traje gris marengo de las grandes ocasiones y organicé un desfile como Dios manda, sin cabras ni legionarios. El evento contó con las actividades de todos los años: la romería a la Virgen del Uranio, el piscolabis del politburó y la ovación de 75 minutos al partido, uno por cada año cumplido.

Pero no era un aniversario más, no voy de gris marengo cualquier 10 de octubre. Cumplíamos 75 años y en un momento especial, en mitad de una pandemia que está cambiando nuestra forma de vivir y en la que Corea del Norte continúa como único país importante sin víctimas oficiales. No quise apuntarme el tanto de mantener el contador a cero y se lo atribuí a los norcoreanos: "Sois vosotros los que habéis conseguido esto, vosotros con vuestra genética pata negra que no tienen ni los negros, ni los blancos ni los asiáticos mestizos". Ahí ya no pude evitar emocionarme.

Pero como en cualquier día especial que se precie había sorpresas. Influido por siempre inspiradora empresa Apple, que esta semana han lanzado el iPhone 12 sin cargador para reducir el impacto ambiental, anuncié a los proletarios que dentro del plan ECOREA había decidido reducir un 20% la cartilla de racionamiento para reducir la huella ecológica pensando en el futuro del planeta.

Mientras anunciaba el estratégico movimiento ecológico, la gran sorpresa de la noche aparecía en escena en mitad del desfile: el Hwasong-15, el mayor misil balístico continental construido nunca, y que irrumpió impecable sobre un camión IVECO tuneado militarmente para la ocasión. El camionero iba en primera, por orden explícita mía, no vaya a ser que se flipase en una curva y adiós Pyongyang.

El Hwasong-15 es el primer misil intercontinental que puede atacar Seúl, cosa que ya hacía el Hwasong-14, pero dando antes una vuelta completa a La Tierra, con las infinitas posibilidades que eso conlleva: publicidad, vuelo comercial de pasajeros… Es además el primer misil capaz de albergar dos ojivas nucleares, que en principio íbamos a llamar Hiroshima y Nagasaki, pero por respeto a los japoneses hemos decidido bautizar como Sonia y Selena.

Entenderéis ahora mi emoción cuando el bicho pasó por delante del palco de autoridades, llamadlo sensibilidad o masculinidad no tóxica, pero cuando uno recuerda la cantidad de trabajo, de compañerismo y de horas invertidas desinteresadamente para crear el mayor arma de destrucción jamás creada, es imposible no volver a creer en la humanidad.

Publicidad