España tiene alma de dictadura, os lo digo yo que de eso sé un rato. Nada más entrar en el Congreso ya ves tres disparos en el techo, ¿a quién queréis engañar? España tiene alma de despotismo no ilustrado y de gobierno del pueblo contra el pueblo. Sois una dictadura a la que le cuesta salir del armario, que lo entiendo porque yo vivo el desprecio internacional en mis propias carnes. Hoy en día tener campos de concentración y enriquecer uranio no está muy bien visto, es políticamente incorrecto. Pero los europeos sois de buscar eufemismos bonitos hasta para una cadena perpetua: ‘prisión permanente no revisable’. Me da un poco de pena porque España ha tenido siempre mucha personalidad para estas cosas, fuisteis una dictadura como Dios manda hasta cuando no era mainstream y durante más de 40 años.

Cuando terminó la II Guerra Mundial y se pusieron de moda los pantalones de campana y las democracias, ¿quién tuvo valor para mantener los valores absolutistas en Europa? España, con su partido único, su misa obligatoria y sus disidentes picando piedra. Lo lleváis en el ADN aunque no lo sepáis, vais de modernos pero sois un país en el que un tema de lindes se resuelve con un escopetazo. Y se sigue notando en el Congreso, la llamáis sesión de control porque os suena muy fuerte la palabra 'reyerta'.

- Tu padre era un explotador.

- Y el tuyo un terrorista.

- Pues el tuyo fue a un concierto de Mecano.

- Por ahí sí que no paso, señoría.

Lo de la libertad y la fraternidad ha sido siempre de franchutes y estadounidenses y si os fijáis hasta ya se están aburriendo. Ver una España democrática es como ver a Michael Jordan jugando al béisbol, no es lo vuestro. Sois un país de discordia y está demostrado estadísticamente que la gente discute menos en las tiranías que en las democracias parlamentarias. No lo digo yo, lo dice la ciencia.