Estados Unidos ha sido desde el fin de la II Guerra Mundial la gran superpotencia global, solo la URSS pudo hacerle sombra durante su existencia. Su dominio ha sido económico, militar y cultural, con un mecanismo de propaganda sin precedentes: Hollywood. Pero ese dominio comenzó a mostrar señales de debilidad hace un par de décadas con el ascenso del gigante chino y podemos fijar este 2019 como el fin de una era, la caída del imperio americano de occidente.

¿Por qué ahora? Estados Unidos quedó ayer apeada del Mundial de su deporte (el basket) en cuartos de final. La NBA la ha ganado un equipo canadiense aunque 29 de los 30 son estadounidenses. Las mujeres han empezado a jugar al soccer y parece que se les da bien, al fútbol en Estados Unidos ya no se juega con casco y hombreras. Se desmorona toda una cultura deportiva autóctona que tenía como figura central a Ashley, la capitana del equipo de animadoras.

Si miramos al cine veremos que todas las películas de la cartelera son remakes de las películas de los 90´s pero en 3D. Mismo guión, mismas escenas, hasta el Akuna Matata suena igual. Toda la creatividad ha migrado a la industria de las series, pero también llegan tarde. En países como España, la gran trilogía de oro seriéfila (Los Serrano, Menudo es mi Padre y Ana y las 7) llegó en los 90´s, todas las grandes producciones de HBO han venido después. De nuevo van a remolque. De música me basta decir que te puedo asegurar sin mirar el Billboard que los tres primeros nombres son puertorriqueños.

Pero este castillo de naipes desmoronándose ha tocado fondo en agosto, cuando Trump le comentó a la primera ministra danesa que quería quedarse con Groenlandia. ¿Desde cuándo Estados Unidos pide permiso para quedarse un país? Los Estados Unidos de América que conocemos habrían mandado 500.000 marines a Groenlandia, se habrían hundido en el hielo, habrían vuelto en forma de caminantes blancos y se habrían dirigido a China para pegarle fuego y 'negociar' más tarde los aranceles con Xi Jinping. Esa América ya no existe. Se nos ha ido la América de baile de fin de curso, mantequilla de cacahuete y escopeta bajo la almohada, nos queda la América de telefilme.