Hoy se decide democráticamente (error) si los británicos permanecen en Europa o la abandonan. Corea del Norte aún no se ha posicionado a favor ni en el contra del brexit, más que nada porque entre el bloqueo internacional y la conexión a internet que heredamos de la U.R.S.S., a veces nos llegan las noticias con un poco de retraso y no nos enteramos a tiempo (aprovecho para mandar mi más sentido pésame a la familia de Amy Winehouse). Así que quiero aprovechar estas líneas para hacer un exhaustivo análisis de las ventajas e inconvenientes de la permanencia y de la salida de la UE. Antes de empezar quiero reseñar es que los partidarios de la salida se denominan en la prensa ‘brexiters’ y los de la permanencia ‘remainers’, lo cuál significa que la generación que se crió con la SuperPop ya ha acabado la carrera. Vienen años oscuros para el periodismo. Ventajas de permanecer en Europa: Sería una victoria su líder David Cameron frente a los caprichitos del proletariado. Yo mismo he vivido una situación parecida estos últimos años ante las demandas de gran parte de los norcoreanos que exigen poder salir de Corea del Norte. En estas situaciones lo ideal es permanecer fuerte ante las presiones. En ningún sitio vas a encontrar más y mejores guerras que en Europa. ¿Dónde surgieron las dos guerras mundiales? Estamos hablando de un lugar privilegiado para vivir. Los ingleses son el pararrayos UVA de las costas mediterráneas. Sólo hay que darse un paseo por alguna playa de la Costa del Sol para encontrar a eses seres con la piel color ‘melocotón pasado por un soplete’. Estudios demuestran que los guiris absorben el 90% de la radiación solar de la península ibérica. Ventajas de la salida El aislamiento de un país es la situación ideal, Corea del Norte no pertenece a ninguna organización supranacional y quitando un par de hambrunas y un par de guerras nos ha ido genial. El Reino Unido siempre ha sufrido el desprecio del resto del continente. A pesar de que el inglés está considerado el idioma universal desde hace tiempo, muchas de las grandes figuras del pensamiento europeo se han negado a aprenderlo. Ni Sócrates ni Platón ni Aristóteles se dignaron a aprender inglés en toda su vida. Los españoles serían inmigrantes ilegales en Gilbraltar y obviamente eso podría generar situaciones simpáticas. Los gilbraltareños podrían levantar una valla de alambre de espino en la frontera para que no se cuelen los inmigrantes ilegales españoles a comprar los cartones de Ducados más baratos. Este es mi análisis geopolítico de la situación, si sois británicos y queréis que tome partido aquí va mi opinión: no votéis, votar es una ordinariez.