Liopardo » Norcoreano

@NORCOREANO

Crónica de la inauguración de un dispensador de gel

Garrido y Aguado acudieron ayer a la inauguración de un dispensador de gel, algo que no habíamos visto ni en House of Cards ni en Borgen.

 Ignacio Aguado, vicepresidente de la Comunidad de Madrid, y Ángel Garrido, consejero de Transportes

EFE Ignacio Aguado, vicepresidente de la Comunidad de Madrid, y Ángel Garrido, consejero de Transportes

Publicidad

El nivel de extrañeza de nuestra sociedad está alcanzando límites tales que la gente ya no sabe cómo actuar. Es lo que le ha pasadoa Ignacio Aguado, vicepresidente de la Comunidad de Madrid, y Ángel Garrido, consejero de Transportes, que el martes se vieron inaugurando un dispensador de gel hidroalcohólico en el Metro de Madrid, algo que no habíamos visto ni El Príncipe de Maquiavelo, ni en House of Cards ni en Borgen.

 

Allí se presentaron Ángel e Ignacio vestidos de traje, frente a un dispensador de esos de jabón que tienen todos los bares, pero con hidrogel, como el que tenemos todos en el bolsillo por la Covid. La gracia (intuyo) es que es gratis, invita la Comunidad y te ahorras el euro del chino.

Fue una inauguración como cualquier otra, con sus rituales y su sesión de fotos. Ignacio y Ángel presionaron por turnos el botón del dispensador, que demostró funcionar perfectamente, hizo 'chu, chu, chu' y expulsó ese gel viscoso y mágico que se seca sólo en las manos. Mientras miraban a las cámaras se lo frotaron por un tiempo prudencial, el que recomienda la OMS: lo que dura un Padre Nuestro, un Oscar de La La Land o una declaración de independencia catalana. Mientras sentían la untuosidad del hidrogel resbalando en sus manos y posaban frente a un dispensador instalado seis meses después del comienzo de la pandemia, Ignacio y Ángel pensaban: "¿Veis? Estamos haciendo lo que podemos por frenar la pandemia". Salieron del Metro y probablemente cogieron un transporte menos indigno que les llevase a casa.

No sabemos si en el camino alguno echó en falta un lazo y unas tijeras en la ceremonia o una placa que rezase: “Este dispensador fue inaugurado por Ángel e Ignacio“. Tampoco sabemos a cuánto asciende la inversión de los 50 dispensadores de hidrogel instalados en distintas estaciones del Metro, ni si será asumible en tiempos de pandemia.

Publicidad