Buenas tardes, bricomaníacos. Últimamente nos mandáis muchas cartas desde España preguntando cómo podemos formar un gobierno. Es una tarea que puede parecer ardua y complicada pero que, si contamos con los instrumentos necesarios y tenemos las ideas claras, podemos acabar en menos de una semana. Vamos a a ver cómo se forma un gobierno.

1. Coge el parlamento y despégalo de los pliegues con mucho cuidado de que no se rompa. Coge un martillo, unos tornillos y unas tuercas y pon un gulag donde estaba el parlamento. El gulag debe tener tener unos centímetros más tanto de ancho como de largo para que quepa el parlamento dentro.

2. Crea una ideología de género que busque una igualdad real: ni machismo ni feminismo, estalinismo.

3. Pon dos litros de agua y dos tazas de uranio a cocer y déjalos dos horas a fuego lento.

4. Rellena unos misiles con la mezcla resultante y ponlos apuntando a los países vecinos, este paso es importante para que tu futuro gobierno tenga aceptación en el extranjero.

5. Asegúrate de que el gulag que hemos hecho antes esté bien sellado, utiliza una pistola de silicona para que no se escapen los parlamentarios.

6. Prohíbe todos los partidos políticos excepto el tuyo (este último paso es muy importante) y convoca elecciones.

7. Si lo has hecho bien deberías sacar entre el 99% y el 101% de los votos, dependiendo de los fallos del recuento.

8. Convoca un debate y una votación de investidura, aprovecha el debate para contar algo gracioso (un monólogo de Ernesto Sevilla) y la investidura para investirse a ti mismo. Ahora eres jefe de Gobierno, bricomaníaco.

9. Elige 14 o 15 de esos asamblearios y repárteles ministerios. Es importante cambiar a los ministros cada dos o tres meses para evitar que se oxiden (pueden estropearse con las humedades o la propaganda extranjera). Los ministros que nos vayan sobrando los podemos guardar en el gulag que hemos construido con anterioridad (Paso 1).

10. El último paso sería rematar bien las esquinas del gobierno con una lija de grano medio y rematar también a los ex ministros que nos vayan sobrando con una pistola aplicadora. En ese momento ya tendremos un gobierno rígido, estable y duradero.