Liopardo » Norcoreano

@NORCOREANO

Ándate con ojo, Pepe

A @norcoreano le ha molestado que Biden llame asesino a Putin. Entre jefes de Gobierno hay que tirarse 'beefs', pero con elegancia.

Joe Biden avisa a Irán tras su bombardeo a las milicias: "Tengan cuidado, no pueden actuar con impunidad"

Efe Joe Biden avisa a Irán tras su bombardeo a las milicias: "Tengan cuidado, no pueden actuar con impunidad"

Publicidad

Zlatan Ibrahimovic vuelve a la selección sueca con 40 años, el Duque de Edimburgo sale del hospital con 99 años dispuesto a retomar su agenda y Pepe Biden debuta como presidente de Estados Unidos con 78 añitos. Cómo está la jubilación en occidente, chiquillo.

Dos meses ya de Gobierno en los que a Biden le ha dado a tiempo a provocar a Putin llamándole asesino, a pedirle a los inmigrantes que no viajen a Estados Unidos y a bombardear Siria, por fin un presidente progresista. En Corea del Norte ya hemos arrancado la tradicional campaña de bienvenida a los presidentes americanos, lo ha hecho mi hermana Kim Yo-jong con unas declaraciones que han recogido todos medios: "Que tenga cuidado si quiere dormir tranquilo estos 4 años", traducido del coreano: "No nos toques los cojones, Pepe".

Las declaraciones cruzadas son un clásico de los inicios de legislaturas, de las de los otros, aquí no hay legislaturas. Son ‘beefs’ que nos tiramos entre jefes de Gobierno para pavonearnos un poquito y marcar terreno. Hay que ser elegantes, nada de zafiedades. Nada de "Ve a que te cambien los pañales, abuelo". Tienen que ser frases del tipo: “A ver si no vas a dormir tranquilo", "Inaugurando este misil intercontinental que da cinco veces la vuelta a la tierra antes de aterrizar en tu casa". Con picardía pero sin maldad.

Lo de Biden con Putin ha sido una salida de tono. No se conocen casos de gente que haya sobrevivido a tomarse un chupito o un carajillo de Baileys con Vladimir, eso lo sabemos, pero es de mal gusto decirlo. Entre colegas de profesión no se hacen estas cosas. Fíjate, Pepe, que yo le dije a Trump que iba a, literalmente, "domar con fuego al viejo chocho", pero hay una intención literaria, un pequeño giro linguístico que posibilita que no se crucen líneas rojas entre compañeros, no nos faltásemos el respeto y luego pudiésemos vernos en Singapur para tomar unas cañas. Eres nuevo en esto y todo el mundo puede, pero ándate con ojo, Pepe.

Publicidad