Hace poco leí que lo que más sorprende a los extranjeros de España es descubrir que tiene frontera con cinco países. Miran el mapa a grosso modo y ven las obvias: Francia y Portugal. Se olvidan de la pequeña Andorra, de que Ceuta y Melilla existen y pegan a Marruecos y de que los gibraltareños son británicos aunque coman cazón en adobo. De vosotros saben que cenáis mucho, os acostáis tarde, dormís después de comer, pero desconocen tanto los países con los que sois limítrofes como otro de vuestros rasgos fundamentales: vuestra capacidad de ofenderos.

La ofensa es ya oficialmente uno de los símbolos de España. Hace unos años a unos cachondos se les ocurrió crear los Premios Darwin, otorgados a las muertes más ridículas del año. Tuvieron su gracia al principio pero empezaron a perderla cuando llegaron los retos virales y las muertes ridículas pasaron de anécdota a epidemia. Urgen por tanto unos premios que sustituyan a los Darwin en los que podamos plasmar todo el patetismo de nuestra sociedad sin sentirnos mal por ello: los Angry Awards.

La idea de los Angry Awards lleva un tiempo rondando mi cabeza. Unos premios a las mejores ofensas del año que se entregarían por categorías. Es sólo un boceto, pero aquí os dejo algunas ideas de las posibles estatuillas.

- Arroba Fulanito se ofendió porque en el catálogo de una tienda de ropa aparecía un niño negro con una camiseta de un mono e interpretó que la marca lo había hecho intencionadamente jugándose todo su prestigio, su reputación y sus ventas para enviar un mensaje racista: Angry Award a la mejor ofensa conspiranoica.

- Arroba Pepito descubrió que las mujeres que salían en el anuncio de la contra el maltrato eran actrices en lugar de mujeres maltratadas, Angry Award a la ofensa más inocente.

- Arroba Manolito descubrió que un chiste sobre franceses pronunciando la ?r? era en realidad una banalización de la marginación social y ayudaba a reproducir el estereotipo de francés como eurocristiano de padres y abuelos franceses, ignorando que el inmigrante de segunda generación que pronuncia la ?r? perfectamente es tan francés como él. Para Arroba Menganito el Angry Award a la ofensa más sociológica.

Podéis subir al carro de los Angry Awards o no, pero quien se quede fuera se perderá un photocall con Pérez Reverte y Javier Marías calculo que para la tercera o cuarta edición.