Este es el momento aterrador en el que dos grandes rapaces observaron tres caniches a través de las ventanas de vidrio de un piso y decidieron acercarse para ver si podían comérselas.

Gabriela Leonardi, de 29 años, de Santiago de Chile, grabó la increíble escena que tuvo lugar en su artamento el 8 de abril.

Gabriela, que vive en el piso 13 de su edificio, grabó a los dos grandes cóndores caminando por la barandilla frente a su ventanas de vidrio y mirando a sus perros Mia, de diez años, Pepi, de siete, y Alma, de nueve.

A pesar del aspecto aterrador de los cóndores, los tres perros les ladraron con entusiasmo y mientras correteaban juguetones por el piso.

Al final las aves acabaron marchándose al ver que no podían hacer nada para cazar a los inocentes perritos.

VER MÁS: El emotivo abrazo