Cortarse el cabello en este salón de California podría ser un peligro de incendio pero es algo a lo que te expones voluntariamente.

El estilista y peluquero JR D'Angeles, de 54 años, cubre el cabello de sus clientes con un acelerador antes de encenderlo.

"Es una forma de arte peligrosa, pero he visto a personas hacer mucho más daño con unas tijeras o rizadores", dijo a SWNS.

D'Angeles, que tiene salones de belleza tanto en Santa Mónica como en Los Ángeles, explicó que su método acorta y sella las puntas, mientras que cortar con tijeras provoca roturas, puntas abiertas adicionales y cabello más seco.

"Poner el cabello en llamas sella los extremos y los une. Cuando el cabello no se divide mantiene toda la humedad dentro", dijo D'Angeles.

Comienza frotando crema anti-quemaduras en el cuello y las orejas de sus clientes y después frota un suero humectante que contiene un acelerador en las piezas de su cabello que él quiere acortar.

Después de mojar el cabello, colocar toallas húmedas alrededor de la silla y asegurarse de que haya un cubo de agua cerca, enciende el cabello.

D'Angeles deja que el cabello se queme durante unos segundos antes de cepillarle y dejar que las puntas encendidas caigan al suelo.

El peluquero de 30 años dijo que aprendió por primera vez este método de peinado mientras crecía en Filipinas, y espera que esta forma de arte única se arraigue.

© Newsflare / JR D'Angeles

VER MÁS: ¿Qué está haciendo?