Aquí hay una historia que te hará sentir completamente inutil. Un niño de seis años venció las probabilidades al hacer 3.270 flexiones en dos horas, ganando un apartamento para su familia en el proceso.

Ibrahim Lyanov, de Novy Redant, Rusia, logró la increíble hazaña y entró en el Libro Ruso de los Récords.

No solo ganó el nuevo hogar para su familia, sino que también estableció un nuevo récord para la mayoría de flexiones en un intento continuo. Esta pequeña leyenda hizo un total de 4.445 flexiones seguidas.

El apartamento fue entregado al niño por un club deportivo local llamado Chingiz. Él había estado entrenando allí todos los días con su padre para ganar la competición y todavía va dos veces a la semana.

Dudamos mucho que esta sea lo última hazaña que veremos del pequeño Ibrahim.