Cuando Irina Larionova miró por la ventana en un frío día de invierno en Ekaterinburg, Rusia, lo último que esperaba ver era un elefante adulto que deambulaba por las calles.

Al ver la increíble vista mientras miraba por su ventana de gran altura, Irina, así como muchos otros espectadores aturdidos, vieron cómo el elefante se sentaba y jugueteaba en la nieve.

El elefante de alguna manera había logrado alejarse de un circo cuya compañía estaba actuando en la ciudad y se divirtió en la nieve durante 30 minutos completos antes de que se lo llevaran de vuelta al circo.

Irina dijo: "Me sorprendió mucho lo que estaba sucediendo. Nunca había visto algo así".

VER MÁS: ¡Rompen el muro!