El pasado febrero surgieron imágenes espeluznantes de un depredador de cuatro metros ubicado en un tanque entre las ruinas del parque Wildlife Wonderland en Bass, Australia.

El explorador urbano Luke McPherson, de 31 años, decidió grabar estas impactantes imágenes del parque que visitó cuando era un niño y que ahora está en ruinas.

El lugar se vio obligado a cerrar en 2012 por motivos de bienestar animal y desde entonces ha estado abandonado. Luke McPherson explico como: "¡Una vez que puse la luz detrás del tanque me di cuenta de que era espeluznante!".

El tiburón, llamado de forma cariñosa Rosie por la gente, murió en una red de pesca en 1998 y se mantuvo en el tanque hasta que el parque fue cerrado en 2012 por el Departamento de Sustentabilidad y Medio Ambiente.

La popularidad del vídeo de Luke hizo que Rosie se volviera viral y hasta crearon una página de Facebook "Save Rosie the Shark" para que no fuera destruida.

La gente empezó a colarse en Wildlife Wonderland para hacerse fotos con Rosie y algunos vándalos intentaron romper su tanque. Por suerte la gente de Crystal World & Prehistoric Journeys Exhibitions, que se encuentra en Devon Meadows Victoria, se ofrecieron para acoger al tiburón abandonado.

"Estaba cerca de ser destruida y tirada", dijo el fundador de la página de Facebook Trent Hooper al Daily Mail Australia. "Es un gran resultado. Australia se unió para salvar a Rosie y conseguirle un hogar para siempre en Crystal World", sentenció Hooper.

Rosie ya lleva varios meses instalada en su nueva casa donde la gente puede visitarla siempre que quieran.