Dos buzos fueron sorprendidos en las aguas de Nueva Zelanda por lo que parecía un monstruo marino con forma de gusano de más de ocho metros de largo.

Los dos amigos, Steve Hathaway, de 56 años, y Andrew Buttle, de 48, buceaban en la costa de Whakaari en la Isla Blanca mientras filmaban imágenes del lugar cuando la criatura apareció frente a ellos.

Más tarde los expertos determinaron que lo que parecía una sola criatura era en realidad una enorme colonia de diminutos organismos conocidos como zooid que agrupados conforman una pirosoma.

Andrew, uno de los buzos, dijo a Nzherald que nunca había visto algo parecido: "Me sentí bastante incrédulo y eufórico de que existiera tal criatura. Fue muy desconcertante pero también fue fantástico poder verlo de cerca y pasar mucho tiempo con él".

Por su parte Steve Hathaway aseguró que: "Siempre quise ver uno. Estaba más que emocionado. Esto es como encontrar algo con lo que has soñado durante tantos años. Yo y mi amigo Andrew Buttle estábamos filmando imágenes bajo el agua para un vídeo promocional sobre la Isla Blanca de Nueva Zelanda cuando nos encontramos con la criatura marina".