Un fotógrafo capturó el increíble momento en que una cascada comenzó a fluir contra su corriente durante un violento vendaval.

El estudiante de meteorología barcelonés Adrià Blanco, de 27 años estaba visitando Vágar en las Islas Feroe el 14 de febrero, cuando capturó una escena increíble.

Cuando la tormenta Dennis azotó la costa de la isla, una cascada que caía por un acantilado comenzó a fluir hacia arriba, con el viento llevando parte de su agua en la dirección inversa.

Según Adrià, las turbonadas duraron dos días y alcanzaron una velocidad máxima de 140 km/h.

VER MÁS: ¡Cocodrilo contra un dron!