Meter un árbol de Navidad en tu casa normalmente no es ningún problema salvo que vivas en algún país tropical o en Australia.

Jack Hogan, de 19 años, tuvo que ir corriendo a una casa de la Sunshine Coast en Queensland, Australia, el 31 de diciembre. Una familia llamó aterrorizada porque habían encontrado algo inesperado dentro de su árbol de Navidad.

Por suerte Jack era la persona correcta y pudo solucionar el terrorífico problema al que se enfrentaba esta familia australiana en Nochevieja.

Hay que vigilar muy bien tu árbol de Navidad o corres el peligro de llevarte sustos mortales de los que quizás no salgas tan bien parado.

VER MÁS: ¿Cómo es dormir en la cama con un pug?