Mary Wischhusen, de 77 años y residente de Clearwater, Florida, se despertó a las 3 de la madrugada después de escuchar un fuerte estruendo en su cocina de la planta baja.

Cuando bajaba para ver lo que estaba pasando, notó que un cocodrilo se había abierto camino a través de la ventana y había destruido varias botellas de vino y una mesa de la cocina.

Después de llamar al Departamento de Policía de Clearwater, se retiró a otra habitación y esperó pacientemente a que llegaran los servicios de emergencia. Se necesitaron diez oficiales de policía, dos horas y dos cazadores de animales para asegurar la bestia y sacarla de la propiedad.

La oficial de comunicaciones del Departamento de Policía de Clearwater, Joelle Castelli, dijo: "No es normal que un caimán entre de esta manera, por lo que era una situación peligrosa. Estaba silbando de manera enojada, llegamos con un cazador de animales que aseguró el animal y se lo llevó".

La policía local tuiteó imágenes del reptil furioso y dijo: "El líquido rojo en el vídeo es vino, no sangre".

Por suerte, en este caso, el cazador de animales logró asegurar con seguridad el caimán cerrando su boca. Después se lo llevaron para soltarlo de nuevo en la naturaleza.

VER MÁS: Encuentran un caimán de 300 kilos