Las confusiones están a la orden del día y pueden suceder por cualquier motivo evidente sea importante o no.

Sin embargo, hay confusiones que parecen irreales e inexplicables y que no encuentran ninguna razón de ser lógica.

Una de esas imposibles confusiones es la que le ha ocurrido a Lizzie Quah, de 23 años que se ha vuelto viral por lo que le ocurrió al acudir al hospital.

Esta profesora estadounidense de ballet empezó a encontrarse mal con unos fuertes dolores en el abdomen, comunes durante el periodo menstrual.

Acudió al hospital creyendo que se trataba de un cálculo renal y al llegar no pudo creer lo que le comunicaron los médicos.

Resulta que estaba embarazada y se había puesto de parto. Milagrosamente, cuatro horas después pudo ver abrir los ojos a su primera hija que ha puesto por nombre Winnie.

Esta increible historia se ha vuelto viral por lo imposible y por lo bonitas que son las fotos de Lizzie y Winnie que puedes ver pinchando en el vídeo.

VER MÁS: Le dicen que va a ser adoptado