Los valientes y héroes, independientemente de su edad, han existido siempre. Personas que ante una adversidad logran sobreponerse y ayudar a quien está en peligro.

Es precisamente lo que ha ocurrido con una mujer kayakista que perdió el control del kayak y fue arrastrada por el río frente a las costas de la localidad británica de Teignmouth.

Tras ver la escena y no poder acudir nadie a socorrerla, apareció Jay Springall, un niño de diez años para ayudarla.

Cogió un bote y se dirigió hacia ella. Se encontraba exhausta y agotada para subir al bote por lo que Jay decidió atar el Kayak a la embarcación.

La remolcó y esperó a que llegasen los rescatistas. Ahora su hazaña se ha vuelto viral y ha sido aplaudida por las redes sociales que elogian su coraje y determinación.

VER MÁS: Pelea de tiburones