Las trampas al volante son uno los problemas más típicos y frecuentes a los que están acostumbrados los agentes de tráfico. Los servidores públicos ven a diario todo tipo de ingenios y artimañas de los conductores para desobedecer la ley.

Una de las últimas acciones ocurrió en Arizona, Estados Unidos, donde la Policía detuvo a un vehículo que circulaba por el carril HOV (el conocido VAO en España), en el que transitan los vehículos de alta ocupación, que resultaba sospechoso.

Fue entonces cuando al inspeccionar el turismo vieron al acompañante del conductor. Se trataba de un esqueleto que había situado para cubrir el asiento del copiloto ya que, según la normativa, únicamente los vehículos con dos o más personas pueden circular por el carril HOV.

El hombre de 62 años fue sancionado y tuvo que pagar una multa. ¿Crees que puedes usar el carril HOV con un esqueleto de copiloto? ¡Estás completamente equivocado! Uno de nuestros motociclistas detuvo a un conductor masculino de 62 años de edad por violación del carril HOV y tinte de ventana en SR-101 cerca de Apache Blvd esta mañana”, escribió la Policía de Arizona en Twitter.

VER MÁS: El impactante encuentro entre un ciervo y un ciclista