Hay días en los que nos levantamos con el pie torcido sin saber por qué. Intentamos normalizar la situación y no pensar demasiado en ello por si llamamos a la mala suerte, pero ya es tarde. Hagas lo que hagas, te sale mal, no hay remedio. Pues bien, lo que le pasó a la persona que estaba grabando este vídeo es una prueba de ello. Se plantaron delante de una demolición controlada para grabarla para unos informativos pero las cosas no salieron como deberían. https://www.youtube.com/watch?time_continue=53&v=fEjag-a7TyU