Este robot tiburón fue presentado junto a otros drones con otras formas de animales, pero el que más llamó la atención fue el escualo, captando el interés de todos los presentes. La función principal es el reconocimiento subacuático, siendo capaz de sumergirse hasta la profundidad de 150 metros sin sufrir ningún tipo de daños.

 

Según el fabricante de este tiburón robotizado se trata de un dron veloz, con una gran capacidad de carga y con un bajo nivel de ruido. Está diseñado para cumplir con las misiones de búsqueda y control en el medio subacuático. La característica principal de este nuevo dron es el poder camuflarse con el resto de seres marinos, haciéndole invisible a cualquier sónar subacuático.

 

Estos nuevos robots animados y, en especial el tiburón robotizado, estarían encargados de realizar misiones de espionaje. De momento no cuenta con ningún tipo de arma, pero no sería una sorpresa que en unos años nos encontremos con que cuentan con algún accesorio letal.

Esta innovación en drones no es algo que para la industria militar sea una sorpresa. Se ha estado evolucionando para poder crear y fabricar drones con lanzallamas o una nueva gama que se dirige hacia su blanco y explota cuando entra en contacto con el objetivo. Pero, a la par, también se estudia y evoluciona en la lucha contra los drones, como el sistema ruso Sapsan-Bekas, presentado en el foro técnico militar Army 2019 y fue empleado en el Mundial de Fútbol de Rusia.