Este impresionante árbol bonsái ha estado en pie durante casi 400 años por increíble que parezca. Fue plantado en 1625 y logró sobrevivir al atentado con bomba atómica de Hiroshima, de 1945, que dejó 140.000 muertos.

Liopardo | Liopardo

En 2001, dos japoneses llegaron al museo preguntando por este ejemplar, y aseguraban que era el árbol de su abuelo, Masaru Yamaki. Al parecer, el bonsái había estado en 1945 a solo unos metros del lugar donde cayó la bomba nuclear de la Segunda Guerra Mundial de Hiroshima. Gracias a Yamaki, que permaneció bajo tierra junto a su familia y el árbol durante el ataque, ahora podemos contemplar esta maravilla de la naturaleza.

Liopardo | Liopardo

En 1976, Yamaki lo donó a los Estados Unidos para que se convirtiera en el ejemplar más antiguo de la colección del Museo Nacional del Bonsái y Penjing, situado en Washington DC. El pino tiene un gran simbolismo y Este árbol simboliza una relación de paz y amistad entre los autores de Pearl Harbor y los responsables de la bomba atómica de Hiroshima.