Luke Aikins, un hombre de 44 años, de Texas, saltador profesional de paracaidismo y BASE, y asesor de seguridad y entrenamiento para la United States Parachute Association que entró en el libro Guinness de los Récords gracias a este salto sin paracaídas.

 

Aikins se convirtió en la primera persona en saltar sin paracaidas desde un avión a 7.600 metros y sobrevivir a la locura. Nada más aterrizar declaro que "casi estoy levitando. Es increíble lo que acaba de suceder".

El paracaidista estadounidense logró batir el récord del mundo de salto sin paracaídas y no se hizo ningún rasguño bien gracias a una red gigante de 30x30. El salto se produjo en julio del año 2016, pero ha sido recientemente cando las imágenes se han popularizado en Internet.