Peter Neff, científico especialista en glaciares, se encontraba en un glaciar de la Antártida cuando él y su equipo decidieron poner un poco de diversión a su jornada laboral lanzando un trozo de hielo a un pozo de 90 metros perforado. El extraño sonido del hielo golpeando el fondo del pozo les entusiasmó tanto que quisieron compartirlo en Twitter y la publicación se hizo viral.

 

Al principio, cuando tiran el trozo de hielo, éste va haciendo ruidos metálicos al chocar contra las paredes del pozo, pero no es hasta que toca fondo cuando podemos oír un estridente "pew".