Una adolescente de Minnesota quedó con la cabeza atrapada en un enorme tubo de escape luego de que la incitara a entrar ahí su insaciable curiosidad, que se desató en medio de una borrachera en un festival de música country.

Kaitlyn Strom, de 19 años, pasó de disfrutar del Festival de Música de Winstock junto a sus amigos a quedar con la cabeza atascada en el tubo de escape de una camioneta.

"Nos estábamos divirtiendo todos y vi este gran tubo de escape y pensé: ‘Oye, mi cabeza probablemente podría encajar en eso’", dijo la joven, según detalla el Daily Mail.

Finalmente, los bomberos tuvieron que utilizar una sierra eléctrica para cortar el tubo y poder liberarla. Cuando volvió a ponerse de pie con su cabeza libre, la joven fue sometida a un chequeo médico.