Liopardo » Ni de coña

¡NO ME TOQUES!

Medidas drásticas para evitar que los bebés se contagien

Con la llegada de un bebé aumentan las precauciones y los padres sacan su instinto protector a la luz. Pero... ¿hasta dónde son capaces de llegar unos padres con tal de proteger a su retoño? A continuación, te mostramos las imágenes.

Bebé en carrito

iStock Bebé en carrito

Publicidad

Llega un bebé y llega una ola de amor, se desata la ternura de todos o de casi todos los miembros de la familia. Las visitas diarias para ver a los papás y al bebé se convierten en una rutina que hace que los padres se encuentren sometidos a un alto nivel de agobio.

El bebé pasa de un brazo a otro, de la abuela a la tía, de la tía a la prima… así, hasta que todos los miembros de la familia hayan tenido en sus brazos al esperado retoño. Y en esos momentos es cuando se activan todas las alarmas, porque ser padre primerizo hace que las preocupaciones y los miedos te merodeen constantemente.

Se podría decir que una de las mayores preocupaciones al llegar un recién nacido es su salud. Que caiga enfermo es el gran temor. Tal es el miedo, que algunos padres se han puesto manos a la obra y, entre pensamiento va y pensamiento viene han dado con la solución.

La empresa TagsFor Tots ha sido la encargada de poner fin a las preocupaciones de los padres. Esta empresa se ha especializado en crear señales con mensajes muy claros que tienen como objetivo evitar que otras personas toquen a los bebés y así, no les puedan transmitir microbios o bacterias.

Frases como "soy pequeño y adorable, pero por favor no acerques el brazo y me toques", "Soy una monada, como puedes ver, así que por favor, lávate las manos antes de tocarme" o simplemente "Por favor, no me toques" son algunas de las advertencias que cada vez más padres están colgando en el cochecito o la cuna del bebé.

Los familiares y los allegados de los bebés no han tardado en hacer públicas sus reacciones. Para a mayoría de ellos esta es una solución que no les convence, y la tachan de "sobreprotección", "obsesión" e incluso la ven como una locura exagerada y drástica.

Publicidad