Una mujer de 27 años fue sorprendida criando a un oso en peligro de extinción de seis meses en su casa en Kuala Lumpur. La mujer explicó que lo encontró en la carretera y que lo confundió en un primer momento con un perro

El 6 de junio, los residentes de Sentrio Suites Condominium en Kuala Lumpur, Malasia, se sorprendieron al escuchar los rugidos de lo que sonaba como una bestia salvaje que venía de los pisos superiores del edificio.

Entonces vieron lo que parecía ser un oso que asomaba la cabeza por la ventana de un apartamento. Al principio, la mayoría de ellos pensaron que solo era alguien que intentaba gastarles una broma poniéndose un traje de oso y haciendo ruidos de animales, pero luego uno de los inquilinos que vivían debajo de esa casa grabó un vídeo y confirmó que realmente era un oso real.

"Uno de mis vecinos llamó a las autoridades. Pensaron que era una broma, pero llegaron rápidamente", escribió un residente en una publicación de Facebook.

Cuando la policía y los expertos en vida silvestre llegaron a la escena, descubrieron que el oso había sido encerrado solo en la casa, ya que la propietaria había ido a su pueblo para las vacaciones.

Afortunadamente, alguien pudo ponerse en contacto con la propietaria que fue corriendo a su casa para explicarse. Resulta que ella no tenía la intención de quedarse al animal por mucho tiempo, solo hasta que recuperara la fuerza suficiente para ser entregado a un zoológico local.

"En realidad, encontré al cachorro de oso al costado de una carretera en una condición débil por la noche y en un primer momento pensé que se trataba de un perro", dijo a las autoridades Zarith Sofía, la propietaria de la casa, y agregó que tan pronto se dio cuenta de que era un oso, decidió entregarlo a un zoológico, pero no antes de cuidarlo hasta que recuperará la salud.

La explicación de la mujer no convenció ni a las autoridades ni a sus vecinos. La policía confirmó que Zarith Sofía, una cantante local que participó en un reality show de Malasia, fue arrestada por violar la Ley de Vida Silvestre de 2010, que enumera a los osos del sol como una especie protegida, y que es una ofensa criminal que las personas los críen.

VER MÁS: ¿Qué rescataron realmente?