Todo parecía normal en la localidad de Coon Rapids, en Minessota, EE.UU cuando el Departamento de Policía local recibió una llamada.

Un hombre les había contactado para avisar de un perro extraviado que se había encontrado en la calle.

El agente Eric Prindle se desplazó hasta el lugar donde se encontraba, pero al prestar atención a la apariencia del animal algo le resultó extraño.

Fue entonces cuando comprobó que no se trataba de un can sino de un zorro de pelo blanco y ojos rojizos.

Pincha en el vídeo para descubrir más.

VER MÁS: Fue a la peluquería y salió mal