Max Vredenburgh, un universitario estadounidense de 19 años, lanzó hace nueve años un mensaje al mar dentro de una botella, en la playa en Long Beach en Rockport (Massachusetts, EE.UU.). La botella cruzó el Atlántico y llegó a una playa en Francia, donde fue encontrada el pasado 10 de octubre por alguien llamado G. Dubois.

En la carta que escribió cuando tenía 10 años, Vredenburgh decía que le gustaba la playa, las manzanas, el color azul y el espacio exterior. También escribió su dirección, pidiendo que si alguien encontraba su carta, por favor, le enviara una respuesta.

Ahora Max ha compartido en Twitter la imagen de la carta que mando y de la que ha recibido de respuesta desde Francia. La botella consiguió pasar la olas, navegar por el mar miles de kilómetros hasta un lugar habitado, ser encontrada en Francia por alguien y que ese alguien se tomara la molestia de responder.

La increíble historia se ha vuelto viral acumulando más de 500.000 me gusta. Pincha en el vídeo para descubrir que mensaje le enviaron a Max desde Francia.

VER MÁS: Lanzada al mar hace 50 años