Este sistema de bolardos amarillos equipados con tecnología de reconocimiento facial, instalados a ambos lados de un cruce, capaces de rociar agua cada vez que detecten que cualquier persona los sobrepase cuando no tenga prioridad.

Un vídeo surgido en redes sociales demuestra cómo funciona el sistema de cuatro bolardos amarillos colocados en un cruce en Daye, provincia de Hubei.

 

Los bolardos están conectados con el sistema de tráfico y pueden recordar a los peatones cuando las luces están cambiado su prioridad de paso: "Ahora hay luz verde, por favor, cruce con cuidado", reproduce un mensaje de voz. Cuando el semáforo se pone en rojo para los peatones se escuchará: "Ahora están en marcha las luces rojas. Por favor, no cruce, es peligroso".

El sistema aún está en fase de pruebas y los oficiales tendrán que evaluar los resultados y decidir si instalarlos definitivamente o no