Simone Christina es una instagramer alemana que lleva sin cortarse las uñas tres años, haciendo que tengan una longitud de lo más característica, despertando todo tipo de reacciones entre sus seguidores.

La instagramer le cuenta a Daily Mail los aspectos de su vida que ha tenido que cambiar, desde aprender a escribir con sus nudillos para que no le molesten sus uñas hasta tener que vestirse lentamente para que ninguna se pille con la ropa.

"No era mi intención dejarlas crecer tan largas, pero a medida que iban creciendo también lo hacían los cumplidos y terminaron formando cada vez más parte de mí", declaró Simone Christina al medio Daily Mail. También cuenta que durante el primer daño que las fue dejando crecer pensaba todos los días que se "las cortaría mañana", aunque nunca llegó a hacerlo.

Para la joven ahora todo gira en torno a sus uñas y lo que puede hacer o no con ellas, teniendo que adaptar su día a día para evitar que se rompan. Simone Christina confiesa que en lo referente a limpiarse los dientes o ir al baño las uñas no son ningún tipo de problema. Sin embargo, cuando se está duchando sí que tiene que tener más cuidado para que no se enreden en su pelo.

"También tengo que tener cuidado al vestirme. Aunque mis uñas no se rompen, duele mucho cuando se pillan en mi ropa y por eso tengo que ir muy lenta. Abotonarme una camisa puede costarme años", confesó la joven.

Sus uñas también han supuesto un cambio en sus estudios, son demasiado largas como para que la joven pueda coger un bolígrafo de la forma adecuada, haciendo que en un examen le cueste mucho escribir y, tras una hora escribiendo, las manos le duelen. También, por culpa de la longitud de sus uñas, ha tenido que aprender a escribir en el teclado del ordenador con sus nudillos.

La razón por la que Simone comenzó a dejar que sus uñas crecieran fue por un video de tutoriales que vio sobre el cuidado de las uñas largas. "Se podría decir que mi adicción comenzó ese día, y tengo miedo de los cortauñas desde entonces".

El cuidado para sus uñas le puede llevar varias horas a lo largo de la semana, ya que solamente para pintarlas tarda tres horas y para quitarse el esmalte una hora y media. Para endurecerlas utiliza dos capas de endurecedor de uñas y un aceite para sus cutículas y, para mantenerlas limpias, la parte inferior la lava a diario con bastoncillos.

Las uñas de la joven despiertan todo tipo de opiniones, desde las personas que le apoyan por el cuidado de sus uñas hasta las que piensan que es algo bastante 'desagradable' el tenerlas tan largas, a la vez que debe ser incómodo.

VER MÁS: Logra el record de uñas más largas y este es el sonido que hacen