"Buen trabajo papá"

"Buen trabajo papá"

La inesperada reacción de una niña al ataque de diarrea de su padre

Un padre tiene un ataque de diarrea cuando compraba cereales con su hija y esta es la reacción de la niña.

Clint Edward tiene un blog sobre paternidad en que explica diversas situaciones en las que su privacidad se ha visto reducida debido a su hija pequeña. La última noticia que ha contado se debe a un viaje familiar. El padre de tres hijos había hecho una parada en una gasolinera de carretera para comprar unos cereales para su hija cuando de repente le golpeó un ataque de diarrea. Te morirás de risa con la reacción de su hija a esta situación, sigue leyendo que te lo cuenta le propio protagonista de la historia.

"Paramos en una gasolinera en medio de Oregon cuando toda la familia nos dirigíamos a un funeral familiar. Entonces la diarrea golpeó. Mi mujer y mis dos hijos mayores estaban en la furgoneta mientras yo estaba en la gasolinera buscando unos cereales con mi hija de cuatro años. No tuve otra opción que llevarla conmigo al baño. Aspen me miraba mientras yo sufría, unos crocs de Moana en el pie equivocado y sus ojos azules como platos me observaban mientras me demostraba su apoyo y aplaudía: ‘Buen trabajo papá, buen trabajo, has hecho dos cacas, ahora tres, yo tengo cuatro años. Uff, papá. Esto apesta".

"No sé exactamente qué fue lo que pasó: si había comido algo en mal estado o el estrés del viaje, pero lo que sé es que mi hija parecía el Richard Simmons (un famoso y televisivo entrenador de fitness) de la caca. Nunca en la vida me había sentido tan apoyado en algo. Lo comentaba todo, el tamaño, el olor y el sonido, de hecho, alabó mi ética de trabajo con un: 'lo estás haciendo con muchas ganas'. Llegó incluso el momento en que tuve que apartarla un poco porque aplaudía y lloraba mientras me decía que lo estaba logrando. Ella está bien entrenada en lo que a defecar se refiere, pero también se distrae fácilmente y es propensa a tener accidentes cuando tiene que hacer sus necesidades".

"Supongo que por eso se ha acostumbrado al refuerzo positivo que hacemos con ella cuando debe ir al servicio, pero ahora, con los roles invertidos, se hace un poco raro. Especialmente en un baño público donde el señor a mi lado está aguantándose la risa. Una risa que no pudo controlar cuando mi hija me llamó: 'Robot pedorro-cagón'. Obviamente, todo terminó y volví al coche con Aspen y un paquete de pastillas antidiarrea y, cuando mi mujer me preguntó que por qué había tardado tanto, solo le pude responder: 'No quieres saberlo'. Por suerte, Aspen fue tan simpática que se lo explicó todo a su madre mientras aplaudía muy excitada. Mel, me dio unos golpes en la pierna y me dijo: 'Buen trabajo, papá' y yo simplemente le di las gracias".

Seguro que te interesa

LIOPARDO | Madrid | 27/07/2018

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.